Atrás
menú

10 tips para cuidar tu piel en el invierno

El frío, viento y cambios abruptos de temperatura son los responsables de los cambios en la piel durante esta estación, tiempo en el cual el órgano más grande necesita de cuidados especiales.

 

Con el comienzo del invierno son muchos los hábitos que debemos cambiar para proteger nuestra piel en la época que se caracteriza por tener días lluviosos, nublados y fríos, siendo nuestro rostro y manos las zonas más expuestas al este diverso clima.

Algunos de los signos más visibles de la piel en respuesta a estos factores externos, son la resequedad y aparición de grietas en zonas como los labios y nudillos, efectos que se pueden controlar siguiendo las siguientes recomendaciones.

 

  1. Cremas hidratantes: Su principal función es actuar como una barrera capaz de impedir la pérdida de agua. ¿Qué deben contener? Las cremas más efectivas en esta época se caracterizan por estar compuestas de glicerina, aceites vegetales, urea, lactato de sodio y silicona.
  2. Cambios de temperatura: Se debe evitar pasar bruscamente de un ambiente temperado a uno muy frío. Para esto, debemos fijarnos en que la temperatura ambiental al interior de la oficina o casa no supere los 20° y mantener una humedad de entre 40% y 60%.
  3. Humectación: Debemos aumentar su frecuencia, sobre todo en las manos, aplicando cremas o hidratantes después de cada lavado.
  4. Jabones antibacterianos: Su uso debe ser moderado, ya que causan resequedad en la piel, al igual que el alcohol gel.
  5. Limpieza diaria: La dermatóloga recomienda hacerlo con agua tibia y un jabón con PH neutro, y evitar abusar del exfoliante. En caso de tener una piel sensible, utilizar soluciones micelares.
  6. Bloqueador solar: La aplicación debe ser diaria, ya que los rayos UV son igual de peligrosos en esta época que en verano.
  7. Consumo de agua: Se deben consumir al menos 2 litros diarios, sin considerar el café ni las bebidas carbonatadas en esta porción.
  8. Ejercicio físico: Es recomendable realizarlo de forma permanente, ya que mejora la irrigación de los territorios distales de las extremidades.
  9. Humectar los labios: La aplicación de bálsamo o bloqueador solar es ideal para impedir su deshidratación. Además, es recomendable exfoliarlos una o dos veces a la semana, pasando suavemente un cepillo de dientes.
  10. Dieta equilibrada: No olvidar consumir diariamente frutas y verduras.