Atrás
menú
Inicio / Noticias /

En Clínica San José se analizó el hallazgo arqueológico

En Clínica San José se analizó el hallazgo arqueológico

Correspondería a dos niños del período intermedio tardío Inca (1100-1500 dC). Antropóloga analiza fardos funerarios del valle de Lluta.

Imagen foto_00000007

Un valioso hallazgo realizó un equipo de profesionales que ejecuta labores de investigación y mitigación arqueológica en el sector de Linderos del valle de Lluta. La Antropóloga Física, Verónica Silva Pinto que entregó la información manifestó que "se realizó un rescate arqueológico en el sitio Lluta 57, que fue afectado por la construcción de un camino que se hizo por obras de mejoramiento del sistema de agua potable rural del valle de Lluta. El sitio fue cortado por la mitad justo donde se hallaban los vestigios de las casas de un poblado prehispánico y tuvimos que hacer una intervención de rescate. Se excavó solamente el área doméstica a pesar que el sitio tiene además un área funeraria".

Cada año, cuando llega septiembre, muchos se preocupan porque saben que comenzarán a experimentar los molestos síntomas de la alergia. Un problema que se repite en una de cada cuatro personas y que se traduce en una reacción del organismo humano frente a condiciones ambientales específicas, como sucede con el polen.

¿Qué características tiene esta afección?

El trabajo se enmarca en un proyecto liderado por los arqueólogos Pablo Méndez–Quiros y Diego Salazar de MAA Consultores, que ejecuta la investigación en la región. Agregó Silva que en la excavación del sector doméstico se descubrieron dos tumbas individuales que contenían fardos funerarios con su ajuar y ofrendas cerámicas, calabazas, bolsas con alimentos y otros objetos especialmente relacionados con la textilería.

El hallazgo correspondería a dos niños que según la Antropóloga Física, Verónica Silva podría corresponder a un infante de menos de seis meses y otro, de un niño menor de 5 años, lo que será determinado con el estudio de la dentadura. Los fardos funerarios fueron analizados en la Clínica San José, a través de una tomografía axial computarizada, para descubrir lo que contienen y desde ahí determinar la edad de los individuos, su estado de salud y nutrición y de ser posible la causa probable de muerte.

Sobre el análisis desarrollado en el recinto de salud privado, Verónica Silva destacó que "en arqueología buscamos la colaboración con otras instituciones para poder realizar los análisis y avanzar en el desarrollo científico de la disciplina, por ejemplo la tomografía axial computarizada que la estamos realizando en la Clínica San José y otros análisis como los fechados radiocarbónicos y de isotopos estables que se realizan en el extranjero".

Agregó que a partir de este análisis se elaborará un informe que se enviará al Consejo de Monumentos Nacionales y posteriormente se publicarán los resultadosen revistas científicas, para que quede a disposición de la comunidad.

"Queremos seguir trabajando con el rescate de nuestro patrimonio y de este sitio arqueológico en particular, porque tiene una riqueza en el ámbito cultural que permite la identidad de nuestra región que es arqueológica", acotó Silva Pinto.

Sobre los análisis que se realizan en la Clínica San José, el Jefe de la Unidad de Imagenología, Dr. Alonso InzulzaContardo expresó que "nosotros contamos con un scanner de alta tecnología multi corte de 16 canales, que nos permite realizar estudios bastantes detallados de la estructura anatómica. Actualmente estamos analizando dos momias que nos permitirá obtener información que aporte al conocimiento de lo que sucedía en aquellos años", aseveró InzulzaContardo.

Agregó el Dr. Inzulza que "la medicina tiene un deber con la sociedad y con la investigación de nuestro patrimonio cultural (que es una de las riquezas importantes que tiene Arica), por tanto como Clínica siempre hemos contado con la tecnología de punta, que permita avanzar, aportar en esa área. Son trabajos inéditos que se pueden desarrollar en nuestro país, porque contamos con las momias acá y con la tecnología necesaria para desarrollar este trabajo".

Los fardos encontrados fueron analizados por intermedio del scanner modelo Aquilion, marca Toshiba, de 16 canales, haciendo una tomografía axial computarizada multicorte de volumen blando y óseo, cortes finos y con reconstrucción en 3D, además del análisis dental con el software Dentscan.